fbpx

Con este podcast comienza una serie que va a hacer que muchos de vosotros tenga mucho más clara la diferencia de dedicarse profesionalmente o amateurmente a una profesión.

 

No se trata de que abras un local y ya está todo hecho.

 

Ni mucho menos.

 

Que puede que te suene la flauta.

 

Pero no es lo normal.

 

Lo normal es que llegue un punto en el que estás estancado y no sabes por donde tirar.

 

Estás.

 

Te limitas a eso.

 

A estar.

 

En esta serie de 9 podcast vas a descubrir una manera diferente de crear una empresa y que funcione.

 

Si sigues paso a paso todo lo que te voy a exponer en estos podcast te aseguro al 100% que generarás una empresa de éxito.

 

Y te preguntarás, ¿pero entonces porque no lo hace todo el mundo?

 

Pues mira, te lo voy a explicar.

 

Realmente pasa por dos motivos.

 

El primero de ellos es el conocimiento. 

 

Si tu no sabes que estás haciendo algo mal, o que simplemente, variando la manera de hacerlo como actualmente lo haces, seas mucho más eficiente.

 

El que no sabe es como el que no ve.

 

No puedes actuar por tu falta de conocimiento.

 

Otra cosa diferente es que lo sepas y no lo hagas.

 

Eso ya es tu problema.

 

Y con esto enlazamos con el paso dos.

 

He hecho multitud de cursos empresariales, de liderazgo…mogollón.

 

En todos ellos se da una circunstancia peculiar.

 

Muchísimos de los asistentes son eso, asistentes.

 

Se limitan a estar presentes pensando que con el simple hecho de estar, ya está todo hecho.

 

Como los que abren un negocio sin hacer previamente todo lo que hay que hacer; estudios de mercado, competencia, proyecto de marketing… en fin. Todas esas cosas que se necesitan para saber que vas a triunfar.

 

Con lucha y pelea, pero triunfarás.

 

Pues de esa clase de gente hay mogollón en esos sitios. 

 

Gente que después de una semana no saben ni el 20% de lo que han estado aprendiendo durante días.

 

Pues aquí tienes el primer consejo para afrontar esta serie de podcast.

 

No hagas como esa gente.

 

Si no lo vas a hacer vete a buscar en tu reproductor y te pones otra cosa.

 

Un podcast de física, el último disco de bad bunny o simplemente vete a por un helao.

 

Con todo el conocimiento que vas a descubrir aquí no te garantiza que triunfes.

 

Tienes que ponerlo en práctica.

 

Porque desde que lo aplicas hasta que te funciona debes pasar una temporada en la que haces pruebas.

 

Y la cagas. Y ves en que la has cagado, lo corriges y lo vuelves a intentar.

 

Esto funciona así.

 

No te pienses que es ya tengo el conocimiento de los dioses y me voy a forrar de pasta.

 

No.

 

Lo siento.

 

Aquí se requiere de un poco más de tu parte.

 

Y para ayudarte en las dudas que tengas ya sabes como ponerte en contacto conmigo.

 

Me tienes disponible para echarte un cable si lo necesitas, por correo. 

 

A ver, no es un soporte de un curso. Si tienes alguna duda yo encantado de resolvertela. Sin más.

 

Empecemos.

 

En 2011 Alenxander Osterwalder y Yves Pigneur crearon un método revolucionario para generar modelos de negocio.

 

Todo debido a que el mercado había cambiado su dirección.

 

Ahora lo fundamental es el cliente. 

 

Todo gira alrededor del cliente.

 

Todo lo que se hace en la empresa debe hacerse para aportar valor a nuestro cliente.

 

El modelo canvas se divide en 4 grandes áreas (clientes, producto, economía e infraestructura).

 

Cada uno de estas áreas a la vez se divide. Con lo que nos quedan al final 9 apartados que, una vez rellenos y completados, tendremos nuestro modelo de negocio para saber si es lo que esperábamos o no.

 

Lo normal es que te cueste rellenar tanto cuadro.

 

Y, ¿sabes por qué te cuesta?

 

Pues porque no tienes definido tu modelo de negocio.

 

No sabes cómo vas a ganar dinero. Ni qué ofreces ni a quién se lo ofreces.

 

Si quieres echarle un ojo a esto de los modelos canvas te dejo un enlace en el feed del podcast para que puedas tenerlo más claro.

 

Así mismo te dejaré un archivo para descargar también en el feed.

 

Pues yo te propongo otra cosa.

 

Ojo.

 

Creo que el canvas es obligatorio.

 

Deberías hacerlo.

 

Yo lo que te propongo es una mezcla de todo. 

 

Del canvas, de los proyectos de marketing, de la interacción interna de la empresa, de los gastos, de los ingresos….

 

Para que no se te haga muy pesado también te lo voy a presentar en 9 pasos.

 

Así que no perdamos más tiempo y empecemos a ver el primer escalón.

 

ESCALÓN 1 MARCA

 

Ya hemos visto anteriormente que de lo que se trata aquí es de crear valor al mercado.

 

Valor.

 

Acuérdate.

 

Lo vimos en uno de los primeros podcast. Valor, expectativas y precio. Te acuerdas?

 

Te dejaré el enlace en el feed para que lo vuelvas a escuchar.

 

La primera opción en la que debes pensar es en tu cliente.

 

En tu cliente ideal.

 

No debes pensar en ti mismo ni en tu empresa. Tu no te compras.

 

Te compra tu cliente. 

Tú no.

 

Tienes que tener en cuenta que cuanto mejor hagas las cosas con tu cliente, más vas a crecer.

 

Es algo que es obvio no?

 

Tratas bien a tu cliente ideal, le aportas valor, tienes más clientes ideales, facturas más.

 

De cajón.

 

No solo se trata de crear valor. 

 

Tienes que aprender a explotarlo.

 

La mejor manera de explotar un negocio es creando marca.

 

Da igual que sea personal o no.

 

Pero debes crear marca para tu cliente.

 

Es como darle sentido a porque existe tu empresa. Es crearle un lore a tu empresa.

 

¿Has jugado alguna vez a juegos de rol?

 

Cuando empiezas debes crear un lore de tu personaje. Para saber de donde viene, que pasado tiene, a que se dedicaba, su vida íntima….

 

¿Por qué se hace esto?

 

Pues es fácil. Para saber hacia dónde va el personaje.  Depende de su pasado el futuro se le planteará de una manera u otra.

 

No es lo mismo que haya salido de la cárcel a que haya vendido dos empresas en latinoamérica y haya ganado 500 millones de dólares.

 

El futuro de esos dos personajes no es el mismo.

 

La ventaja que tienes es que tu escribes el pasado de tu marca dependiendo de cómo la veas en el futuro.

 

Es super facil.

 

Y encima, como no tienes pasado de marca puedes realmente darle rienda suelta a tu imaginación.

 

Cuando creas en tu empresa una esencia, cuando la dotas de alma, generas en el negocio unas sensaciones que hacen que tu cliente conecte mucho más contigo.

 

Pero, ¿Cómo hacemos esto?

 

Pues bien.

La primera herramienta que voy a presentar es la misión.

 

Como hacer una mision para mi estudio de tatuaje

 

La misión no es más que una definición escrita de lo que soy capaz de ver lo que va a ser mi empresa a largo plazo.

 

Recuerda que siempre vamos a trabajar en el largo plazo.

 

Los resultados que obtienes hoy son el fruto del trabajo del pasado.

 

Por eso hoy vamos a trabajar por los frutos del mañana.

 

La misión es el resultado de porque existes. El porque existe tu marca. No existes para vender o tatuar.

 

Tienes que aportar a tu cliente valor. Tu cliente debe sentir que se está beneficiando por ser cliente tuyo. Tiene que beneficiarse porque existas.

 

Para construir la misión nos basaremos en tres aspectos básicos. Contestaremos a tres preguntas que nos llevarán a la creación de esta misión.

 

¿Para qué existimos?, ¿Qué productos o servicios voy a usar para conseguir esa misión? y ¿porque yo?.

 

A ver.

 

Para que existes. 

 

Está claro. ¿Qué problema le solucionas al cliente? ¿Qué problema tendría el cliente si no existiera tu marca?

 

Posiblemente ahora creas que es difícil de contestar pero si le das un par de vueltas verás que es fácil.

 

Simplemente trata de ponerte en la piel de tu cliente ideal.

 

De ser él por un momento.

 

Con la pregunta dos resuelves el problema de cómo vas a montar tu catálogo para solventar ese problema. A través de qué productos voy a conseguir ese efecto en los clientes.

 

Aunque en un primer vistazo parezca evidente no lo es tanto.

 

Con tatuajes, oigo a alguien por ahí.

 

Ya, ya sé que con tatuajes.

 

Pero qué tatuajes?

 

¿Qué problema le solucionas a tu cliente?

 

Tenlo en mente siempre.

 

La tercera pregunta te hace reflexionar un poco sobre tu alrededor.

 

Porque tienes que ser tú el que le solucione el problema?

 

Aquí entramos con eso que tanto te comento y explico. La diferenciación.

 

La creación de la misión no es un slogan de venta. ¡Cuidao!

 

La misión es una declaración de intenciones , tú eres el único que puede desarrollar la misión. Es tu empresa, eres tu. 

 

Debes saber dónde quieres llegar. 

 

si no tienes claro el objetivo el camino para recorrerlo será mucho más difícil y complejo.

 

Mira.

 

No se si has visto Alicia en el país de las maravillas.

 

En una parte de la película Alicia se topa con el gato y le dice que si la puede ayudar, que está perdida.

 

¿Qué camino debo coger gato?

 

Eso depende de donde quieras ir Alicia.

 

Realmente me importa poco donde ir, me da igual.

 

Entonces debería importarte poco el camino que escoger.

 

Una respuesta brillante.

 

Si no sabes donde vas que mas te da el camino.

 

Yo voy a intentar que tengas tu objetivo claro para que el camino que tengas que recorrer sea el más preciso posible y que te lleve a la consecución de tus objetivos antes de lo que esperas.

 

Tienes que responder las preguntas muy claramente.

 

Así, nuestra empresa tendrá clara su misión y cómo vive para alcanzarla.

 

La misión va más allá que tus productos o servicios. Por supuesto, si a lo largo del tiempo no te funciona la misión puedes variar para que encaje en tu proyecto.

 

Otro de los puntos importantes que deberías desarrollar es la propuesta única de ventas.

 

Cómo hacer una propuesta de valor de mi tienda de tatuaje

 

A ver.

 

La propuesta única de ventas es la misión pero transformada para la venta.

 

Le da sentido a todo lo que hace tu empresa.

 

Es como…que tengo que hacer para conseguir eso que dices.

 

Como ejemplo podría poner infinidad de empresas, pero con estás seguro que lo entiendes.

 

Dominos pizza: “O en 30 minutos o gratis”

 

Está claro no?

 

Hasta ahora vendíamos tatuajes, pero ahora eso lo vamos a cambiar. La idea es que sea la marca la que venda. Si eres capaz de relacionar tu marca con un producto o servicio estás en disposición de ser una gran marca.

 

Si no conectamos nuestro catálogo con la marca es imposible convertirse en grandes.

 

Ten claro eso.

 

Ten siempre presente el largo plazo.

 

Todo lo que hagas verás las consecuencias en el futuro. Trabaja a largo plazo.

Empieza ¡YA!
¿Quieres tatuar realismo?
¿Sabes que solo en 8 semanas el 100% de nuestros alumnos dibujan realismo?