fbpx
logo ito

Ser reconocible al instante por un solo nombre (como Oprah) o un apodo (Iván el Terrible) es el signo definitivo de la máxima fama. Muy pocas personas pueden alcanzar siquiera uno de esos niveles de fama, solo la verdadera élite ha logrado ambos.